martes, 13 de noviembre de 2007

Peinando pumas

Y puede que lo logremos. Puede que aquel sentimiento repentino surgido entre las paredes verdes, pueda concretarse progresivamente.
No podemos ya no mirarlo ni dejar de hacernos cargo de nuestras propias convicciones. No podemos evitarlo.
No se trata mas de heroes, no se trata ya de idolos. Solo se trata de desestructurar lo impuesto. De modificarlo. Y para eso no necesitaremos tanques ni el receloso vientre de un misil. Ni nos quedaremos en palabras. Tampoco queremos banderas ni ninguna estructura politica que nos respalde.
Solo nuestras ganas de no aceptar.
No pretendemos comernos el sistema de un gran bocado. Pero si lo haremos de a poco. Saboreando cada mordisco con el regocijo del luchador. El regocijo del vencido.
Desde lo minimo. Desde lo micro. Cambiando lo cotidiano. Criticando lo obvio.
Con pumas o sin. Con muchas ganas y evitando que el paso del tiempo y la resignacion se nos cuele en el alma y nuestros vientos de cambio solo se reduzcan a un rapto poetico.
Para eso ya sobran quienes.

1 comentario:

grupo persistencia dijo...

El concepto "Acá se peinan pumas" es una creación del "grupo persistencia". Todos los derechos reservados... ja ja ja (es la verdad, media pila) un beso señoritas, muy bello lo que escriben.